logo


Uso racional del Gas

Apague el piloto de los artefactos a gas que no utilice. Mantener los pilotos encendidos de todos los equipos de calefacción, equivale aproximadamente al 5% del total de gas natural consumido en la Argentina.

Ajuste la llama de las hornallas al diámetro del fondo de los recipientes y manténgalos tapados. La llama que sobresale no aporta mayor calor al recipiente y si está destapado se pierde temperatura.

• Cuando alcance el punto de ebullición, disminuya la llama. Cuando alcance el punto de cocción, apague la llama.

No utilice el horno para calefaccionar el ambiente. No está diseñado para eso y resulta ineficiente.

• Utilice el horno en forma mesurada. El horno consume la cantidad de gas equivalente a tres hornallas.

Calefaccione sólo los ambientes que utilice a una temperatura razonable (20° C aproximadamente). Para ventilarlos, diez minutos son suficientes.

Las estufas y los radiadores no deben ser tapados ni con cortinas ni con muebles. De esta manera se evitan accidentes y se mejora el aprovechamiento calórico.

Utilice el termostato para regular la temperatura adecuada en los ambientes. No abra la ventana para bajar la temperatura.

Utilice el agua caliente necesaria. No derroche agua ni gas que son recursos limitados.

Si tiene calefón, regule la temperatura del agua con la perilla o botonera. Evite mezclar el agua caliente con el agua fría. Así ahorrará gas y prolongará la vida útil del artefacto.

• Si tiene termotanque, regule su temperatura y aísle térmicamente el artefacto cuando está colocado fuera de la vivienda.

• Realice un mantenimiento anual de sus artefactos a gas, de ese modo estará ganando en seguridad y no derrochará energía por desperfectos técnicos del equipo.

FUENTE: ENARGAS